Defensora del Pueblo: «El 2020 es uno de los años más complicados en violación a los Derechos Humanos»

by Liderazgo de Mujer

entrevista

La Defensora del Pueblo (ai), Nadia Cruz, afirmó este viernes que la gestión 2020 fue una de las más complicadas en materia de vulneración a los Derechos Humanos, como consecuencia de todos los acontecimientos que se suscitaron tras las frustradas elecciones de 2019 y la emergencia sanitaria causada por el coronvirus.

“Ha sido complejo hubo momentos complejos y sombríos y el hecho de no tener compromiso con nadie generaba la fuerza y suficiencia para seguir adelante”, afirmó en la entrevista que concedió al programa Liderazgo de Mujer que se transmite por radio Cepra de la ciudad de La Paz.

Durante la entrevista, Cruz describió los momentos complicados que le tocó vivir, más aún cuando la sindicaron de parcializarse con un partido político y favorecer con sus observaciones a quienes las autoridades gubernamentales salientes calificaron de sediciosas.

“Había momentos en que salíamos a la calle y recibíamos agresiones de la Policía, empleados públicos, maltrato y altanería, cada día había un caso, una denuncia de violación de los derechos humanos por el Gobierno”, dijo.

Desde su punto de vista, en esos momentos difíciles que le tocó vivir a la población boliviana, las instituciones no respondían, menos se generaban condiciones de persuasión, lo que les obligó en muchos de los casos a recurrir a los medios de comunicación que en su criterio lastimosamente “muchos medios no acudían y más bien asumían medidas parcializadas”.

Mencionó que entidades como la Contraloría o la Fiscalía General del Estado no reaccionaban para hacer prevalecer los derechos de los ciudadanos.

“Esta difícil, hemos visto muchos retrocesos en el tema de los derechos humanos, hay muchas problemáticas como las violencias contra las poblaciones vulnerables y pocas instituciones que las defiendan”, sostuvo al mencionar que todas esas vilneraciones se las puso de antecedente en la sesión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reunida en Haití este año.

Puso como ejemplo del abuso de poder por ejemplo que del 1 de enero de octubre de 2019 en Bolivia hubo cuatro casos de sedición, pero ese panorama cambió porque entre el 10 de noviembre del mismo año hasta fines de febrero 2020 superaban los cien casos, es decir, que se utilizó todo el aparato judicial, de la Policía y milicia para generar persecución a los opositores o a los que no estén de acuerdo con la política gubernamental.

En cuanto al periodo que le tocó vivir al pueblo boliviano en la emergencia sanitaria por la pandemia del coronavirus, la Defensora dijo que en el mes de febrero su institución alentó sobre los planes de inversión, y como respuesta recibieron dos hojas
“y todo fue mentira, por eso fuimos críticos” durante todo el desarrollo de la pandemia.

“Vimos las promesas sobre la estabilidad laboral, cambio de salarios y todo fue mentira y cuando intervenimos nos decían que no era cierto, porque quienes violaban derechos era el Gobierno, cuando hay problemáticas que no pueden ser abandonadas”, manifestó.

En su criterio, todo ese panorama que se vivió es señal para que el próximo gobierno las afronte de la mejor manera y por ello dijo que buscará una entrevista con las nuevas autoridades para exponer el tema económico y la vulneración a los derechos humanos.

Activista

Nadia Cruz se identificó como activista en defensa de los derechos humanos desde que fue parte de la Asociación de Familiares Detenidos, Desaparecidos y Mártires de la Liberación Nacional (Asofamd) una de las instituciones más antiguas de defensa de los derechos humanos e Bolivia.

“Viudas , hijos y hermanos que fueron desaparecidos se han convertido en parte de mi familia y son ellas las abuelas y madres que generaron en los que pasamos en la lucha de la defensa de los derechos humanos”, dijo al mencionar que también fue parte de la defensa de las juntas vecinales en 2003 y luego en Cochabamba con la Guerra del Agua. Esa experiencia le valió a buscar otros rumbos y acceder a un cargo en la Defensoría del Pueblo donde hizo carrera profesional hasta ser elegida autoridad interina de esa institución.

“No me arrepiento de lo que hice antes de asumir el interinato, o lo que hice durante el interinato, porque no fueron acciones de un partido, sino como militante de los derechos humanos. Bien tuvimos que cargar un poco esa carga, pero a nivel internacional el trabajo de la Defensoría ha sido reconocido. La historia nos ha colocado en el momento preciso que debíamos asumir con debilidades y fortalezas pero con la capacidad suficiente”, manifestó.

También te puede interesar