Investigador sugiere que el mejor instrumento para evitar la violencia es el autocontrol

by Liderazgo de Mujer

entrevista

Los conflictos no se pueden resolver a golpes, sino consensuando”, fue la conclusión al que arribó este miércoles el investigador y comunicador social, Édgar Dávila, al referirse a la forma cómo en la actualidad los padres deben saber encarar para que las futuras generaciones no lleguen a acciones violentas.

“Es escuchar, orientar, poner reglas, que es la crianza positiva, reglas consensuadas, reglas consentidas. Berrinches siempre habrán pero, es algo que no tenemos que avergonzarnos. Por eso estamos ante un gran desafío para lograr ser buenas personas”, sostuvo en la entrevista que tuvo con Liderazgo de Mujer.

Dávila abordó el tema relacionado a cómo lograr mejores ciudadanos a partir de la formación que se les debe a dar a nuestros hijos. “Podemos enseñar comportamientos adecuados para tener una sociedad más sana y abierta, una sociedad que sea menos agresiva”.

Insistió en que la formación de otros seres humanos es complejo, “no hay manual o reglas, por eso sugirió emular modelos de crianza positiva que es fundamentalmente en trabajar en la diferencia del bien y el mal, “cómo resolver problemas construir valores y en especial manejar los sentimientos”.

Lamentó que en el actual proceso de formación está inundado de mucha violencia que no se mide.

“Cuando en el hogar se ejerce violencia no medimos esas consecuencias, por eso hay que medirse en una disciplina positiva para poder administra nuestras emociones”, dijo al mencionar que en muchos casos las personas llevan emociones reprimidas explotan y eso generan casos de violencia que muchas veces pueden culminar con un feminicidio.

Dijo estar convencido que una crianza positiva puede ayudar a un desarrollo integral de las personas y como eso tiene sostenibilidad y continuidad, mejora el comportamiento del sujeto en beneficio de su entorno.

“Lastimosamente dentro el ciclo de l violencia uno tiene que saber manejar sus emociones podrá encarar el problema”, indicó al mencionar que en un trabajo realizado evidenciaron como se genera hábitos violentos cuando en el hogar se registró un problema de infidelidad, por ejemplo, los niños lo recuerdan y existe el peligro que a futuro esa imagen se transforme y convierta al niño en un sujeto violento.

También te puede interesar