Exsenadora recuerda que en 2019 hubo una estrategia de atacar a legisladores en línea sucesoria constitucional

by Liderazgo de Mujer

polítrica

La exsenadora Carola Arraya (MAS) señaló que, en noviembre de 2019, tras los hechos violentos que determinaron la renuncia de Evo Morales y Álvaro García Linera, había una estrategia para atacar a legisladores que estaban en la línea de sucesión constitucional y de esa forma permitir que Jeanine Áñez asuma irregularmente la presidencia del Senado y luego se autoproclamara presidenta de facto.

“El 10 de noviembre se promueven actos de violencia en contra de diferentes autoridades, gobernadores, alcaldes, diputados y senadores que estaban cercanos al presidente Evo Morales y, principalmente, aquellos que estaban en la línea de sucesión constitucional. Lo que hacen y lo que se promueve es precisamente evitar que se pueda tener una línea de sucesión constitucional y que se haga como manda la Constitución Política del Estado”, relató en entrevista con Bolivia TV.

La exlegisladora recordó lo acontecido con el entonces presidente de la Cámara de Diputados, Víctor Borda, quien sufrió la quema de su vivienda, además del ataque, secuestro y tortura de su hermano, para obligarlo a renunciar, como parte de lo planificado.

“Ha existido presión sobre los asambleístas que intentaban llegar, principalmente los de la bancada del MAS, que intentaban llegar a la plaza Murillo para reconfigurar las directivas y organizarse, pero lamentablemente había una orden para impedir el ingreso de los legisladores del MAS, para que, sin quórum en las dos sesiones, la señora Áñez pueda hacerse de la presidencia del Estado”, recordó.

Arraya ratificó que durante las dos sesiones en Senado y en hemiciclo de la Cámara de Diputados se cometieron varias irregularidades y un desconocimiento completo al reglamento de la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP).

“Se cometieron muchos hechos irregulares, hechos absolutamente ilegales, una directiva que sesiona solo con la señora Áñez, cuando el reglamento especifica que la directiva debe sesionar con un número determinado de senadores, no existe quórum en la directiva, no existe quórum en el pleno y finalmente ella asume la presidencia del Senado en contra del reglamento”, subrayó.

Tomado de la agencia ABI

También te puede interesar