Activista cuestiona ausencia del Estado respecto a la protección de familiares de feminicidio

by Liderazgo de Mujer

feminicidio

Michele Shaw, activista por los derechos de las mujeres, además de ser familiar de una víctima de feminicidio puso en tela de juicio la ausencia del Estado en lo que respecta a la protección que debe brindarse a los familiares de las víctimas de este delito, entre los que se encuentran los hijos.

“El feminicidio de mi hermana ha dejado mucha huella, porque nos cuestiona el papel que jugamos como familiares”, dijo en la entrevista que sostuvo en el programa Liderazgo de Mujer.

Indicó que si bien la norma existe, lamentó que la misma no se aplique en la misma manera porque en medio se da lugar a la manipulación que se pueda realizar en el proceso de investigación, todo con el propósito de favorecer al feminicida.

“El feminicidio es un crimen planificado con dolo, intencional y afecta a la familia que está por detrás, es decir, de los huérfanos. Pero lamentablemente desde la misma Ley 348 y su aplicación se evidencia que seguimos viviendo un sistema patriarcal donde las víctimas no reciben la atención respectiva y solo se conoce su caso hasta que están muertas”, dijo.

Por ello descalificó el sentido de la conciliación, porque en su criterio, cómo se puede “conciliar con el hombre que te quita la vida y si te animas a denunciar es una sentencia previa para el feminicidio porque tienes los días contados”.

Shaw puso como ejemplo lo que sucedió con el violento ataque con varios golpes en la cabeza y una puñalada cerca del corazón”, agresión que fue denunciado a instancias policiales, pero que no avanzó porque en su condición de víctima se sintió humillada y por ello desistió de continuar con la denuncia y al final decidió volver con quien la final sería su victimador.

Dijo que una de las señales es que el agresor empezó a minarla y desgastarla emocional y económicamente, hasta tener control total de su persona para manipularla con facilidad.

“Este sujeto se aprovechó que mi hermana se encontraba baja de autoestima y al encontró en el preciso momento para endulzarle y hacer que podía ser su apoyo, pero sin embargo era lo contrario porque al final se demostró que fue un abusador que tenía como antecedente lo que vivió en su hogar donde su padre era el maltratador de su madre”, sostuvo.

Describió que los hechos de violencia van en aumento, al mencionar que los familiares y las personas deben aprender a identificar algunas claves que son propias de los sujetos violentos.

Por ejemplo los chistes machistas y de mal gusto contra las mujeres, “es una señal que algo pasa y demuestra que esa persona tiene el control sobre su víctima”.

Luego están las relaciones violentas, es decir, que el sujeto empieza a controlar a su víctima de cualquier manera, “por este camino tiene una posesión dentro de la vida de la mujer”.

Una tercera clave es que la mujer víctima empieza a descuidarse de su propia persona, “mi hermana empezó a perder el brillo que tenía como una mujer que era hermosa, se la veía desinteresada de su propia persona”.

El control que el sujeto ejerce sobre la víctima es cada vez más rígido, ahí empieza la ruptura con la familia. “Es tu familia o yo, sabes que nadie te va a querer con tus hijos como yo. Cosas por el estilo que era una de las señales más importantes que debíamos, como familia saber identificar para poner freno a la violencia que era víctima mi hermana”.

Pero, lo peor de todo es que hijos queden a custodia en línea paterna y no haya el seguimiento o tratamiento de psicológico, o la custodia sea irregular.

“Es un tema que la Ley 348 tiene que ajustarse y en general las mujeres que sufren violencia deben tener el valor para denunciar a sus agresores y acudir a las instituciones que puedan ayudarlas para que reciban apoyo”, sostuvo.

También te puede interesar