Organizaciones de mujeres paceñas plantean mayor presupuesto para atender efectos de la pandemia

by Liderazgo de Mujer

conversatorio

La pandemia del COVID-19 en Bolivia tiene impactos diferenciados sobre la vida de las mujeres y, por tanto, sus respuestas también deben ser diferenciadas. Ése fue el punto de partida de la reflexión que compartieron organizaciones de mujeres y autoridades municipales de La Paz reunidas en el taller virtual “Medidas y políticas para garantizar los derechos de las mujeres en tiempos de COVID-19”, cuya principal conclusión fue la necesidad de incrementar los presupuestos públicos para atenuar los efectos de la pandemia sobre las mujeres.

El taller fue organizado por la Coordinadora de la Mujer, en el marco del proyecto “Mujeres de Bolivia – Tus derechos en el presupuesto”, que cuenta con el apoyo de Oxfam y Global Affairs Canadá (GAC). Fue un espacio de diálogo en el que intervinieron integrantes del Consejo Ciudadano de las Mujeres de La Paz y otras organizaciones de mujeres de la sociedad civil, desde las que se escucharon un diagnóstico de la situación y varias propuestas. En tanto, la Dirección de Coordinación de Políticas de Igualdad del Gobierno Autónomo Municipal (GAMLP) realizó un informe de las acciones que asumió para resguardar los derechos de las mujeres víctimas de violencia y las políticas municipales que está perfilando para la pospandemia.

Mónica Novillo directora ejecutiva de la Coordinadora de la Mujer resaltó el carácter estratégico e integral que debe tener toda política, no solo para hacerle frente a la violencia contra las mujeres sino a otros problemas de la sociedad, como el económico. “Una política no es posible si es que no se asigna los justos presupuestos para su funcionamiento y los presupuestos son indicador de voluntad política”.

En criterio de las organizaciones participantes, toda política debería implementarse desde la perspectiva de género y con la participación activa de las mujeres en la toma de decisiones, puesto que ellas son, en rigor, quienes podrán dar fe de los verdaderos impactos de la pandemia. En ese marco, en el eje vida libre de violencia, subrayaron la necesidad de dar atención y protección a mujeres víctimas de violencia, fortalecer las políticas de prevención y visibilizar la situación de vulnerabilidad.

De acuerdo con datos del Ministerio Público, en el periodo de la cuarentena se registraron 53 de los 83 feminicidios a nivel nacional, hasta el 26 de agosto, lo cual da cuenta de la exacerbación de la violencia contra las mujeres durante la pandemia.

En el eje de autonomía económica se hizo énfasis en el trabajo de cuidados, puesto que éste se duplicó, incluso triplicó, durante el confinamiento. “Son espacios donde estamos las mujeres y son no remunerados”, destacó Eulogia Tapia, del Consejo Ciudadano de Mujeres. En esa línea, las organizaciones de mujeres propusieron implementar políticas sociales de cuidados con enfoque de derechos y equidad.

En este mismo ámbito, plantearon priorizar la reactivación económica con políticas y leyes municipales específicas para diferentes sectores; políticas que contemplen fuentes laborales para las mujeres y protección social para los sectores informales.

En el eje de derechos sexuales y derechos reproductivos apuntaron como prioritario garantizar los servicios en este ámbito, puesto que la mayor parte de ellos quedaron suspendidos, debido a la crisis sanitaria. “Es necesario desarrollar e implementar un plan de contingencia con inversión y coordinación entre los diferentes niveles del Estado, mejorando la disponibilidad, la accesibilidad, la calidad y la aceptabilidad de estos servicios de salud”, coincidieron las participantes.

Acciones municipales

Según Mabel Vargas, secretaría municipal de Finanzas del GAMLP, en 2020, el presupuesto asignado a acciones de prevención de la violencia fue de 909.726 bolivianos, un monto que, según la autoridad, es mínimo para la atención de esta temática tan sensible. Para hacerle frente, el municipio asignó un presupuesto de 9.828.000 bolivianos para la prevención y atención integral a víctimas de violencia.

De acuerdo con Paola Ricalde, directora de la Dirección de Políticas de Igualdad del GAMLP, el municipio implementó tres líneas de acción: dotación de canastas familiares a mujeres jefas de hogar; difusión de mensajes para la democratización de roles y la responsabilidad del cuidado; y la atención de casos de violencia contra las mujeres, que sumó 408 casos sólo durante la cuarentena rígida (del 22 de marzo al 31 de mayo).

Al finalizar el taller, las autoridades ediles se comprometieron a fortalecer los servicios de prevención, atención y contención de la violencia de género y realizar un diagnóstico de los impactos de la pandemia en la vida de las mujeres; formar parte del pasto fiscal con el objetivo de obtener óptimos recursos para políticas a favor de las mujeres; y fortalecer los servicios de prevención, atención y protección a la familia, en particular de las mujeres.(Observatorio de Género)

También te puede interesar